Ventajas de un edificio inteligente

El Building Management System (BMS) es un sistema de gestión de edificios que agrupa software y hardware para crear de manera coordinada edificios inteligentes. De esa manera, le otorga al edificio “sentidos” y “cerebro”, capaz de manejar diversos sistemas que se encuentran en él, como el aire acondicionado, la iluminación y el sistema de agua.

Los edificios que poseen BMS desencadenan nuevos beneficios y eficiencia tales como:

1) Valor

Un edificio inteligente puede contar con un certificado calificado por los estándares mundiales sobre eficiencia en el uso de agua, eficiencia energética, calidad ambiental interna, etc. Al tener un monitoreo y control de estos aspectos, los administradores del edificio tienen la capacidad de tomar decisiones basadas en datos.

Un edificio inteligente es por consiguiente verde, seguro y eficiente. Mantiene a los ocupantes cómodos y satisfechos y generará mayores ingresos.

2) Comodidad

El objetivo es proporcionar un espacio para que las personas puedan realizar distintas actividades, como trabajar, estudiar, alojarse o habitar. Es por ello que la comodidad de los ocupantes es un aspecto fundamental a considerar por los dueños y administradores de un edificio.

Si el edificio está destinado para uso empresarial, al contar con un ambiente de calidad puede aumentar la productividad de los empleados en hasta 11%. En un edificio dedicado a la hospitalidad, la experiencia del huésped puede afectar directamente, de forma positiva o negativamente, la reputación de un hotel. Un BMS otorga precisamente esas herramientas que permiten un monitoreo y control en todos los aspectos.

3) Eficiencia energética

El crecimiento inminente de la población, obliga a construir y acondicionar edificios más eficientes en gestión energética. Sin embargo, esto último aún está altamente desaprovechado, ya que muchos edificios carecen de un sistema de gestión.

Por ello la necesidad de empezar a preparar los edificios para el futuro, de manera que se puedan obtener datos de su operatividad en tiempo real. Al observar tendencias de consumo diarios, mensuales y anuales, se podrán tomar decisiones en pro de la eficiencia y preparar edificios y ciudades para un consumo más eficiente y responsable.