Riesgos ocultos de los juguetes conectados al Internet

Hoy en día los niños y adolescentes optan por disfrutar del tiempo libre con las nuevas tecnologías, ya sean juguetes conectados o smartphones, que les permiten interactuar con otros usuarios o directamente al Internet. Por lo que ESET, compañía líder en detección proactiva de amenazas, informa sobre puntos clave que hay que tomar en cuenta con los smart toys.

El hecho de que sean menores de edad los destinatarios de estos dispositivos, requiere estar aún más alerta ya que son menos conscientes de los riesgos que pueden correr. Por lo que es sumamente importante que los padres investiguen qué tipo de función relacionada con la conectividad incluye cada juguete. Pues estos objetos, que forman ahora parte de la Internet de las Cosas (IoT), se hacen cada vez más inteligentes gracias al aprendizaje que les proporciona la observación del comportamiento humano. 

Martina López, especialista en seguridad informática del Laboratorio de ESET Latinoamérica, comenta “estos juguetes típicamente contienen sensores, micrófonos, cámaras, componentes de almacenamiento de datos y otras capacidades multimedia, incluyendo reconocimiento de voz y opciones de GPS. Estas características podrían poner en riesgo la privacidad y seguridad de los niños debido a la gran cantidad de información personal que se podría estar compartiendo sin notarlo”.

Antes de comprar juguetes conectados para esta navidad, hay varias preguntas que nos deberíamos plantear: qué datos es capaz de transmitir por Internet, qué posibilidades de configuración tiene, a qué se exponen sus usuarios, qué datos recoge, si contiene una cámara de video con posibilidad de filmación o un micrófono que grabe y transmita el audio en tiempo real. Para ello, se hace imprescindible acudir a las instrucciones del fabricante y poder decidir si es un dispositivo sensible para la privacidad del menor.

Por lo que ESET brinda los siguientes consejos que podrían ser de utilidad al momento de comprar un aparato que estará conectado vía Wifi o Bluetooth:

§  Cambiar las contraseñas y códigos que vienen de fábrica para que la conexión con otros dispositivos sea segura.

§  Mantener actualizadas las aplicaciones para corregir posibles fallos de seguridad o ampliar nuevas funciones.

§  Utilizar los sistemas de control parental o herramientas de seguridad específicas para evitar un uso continuado y poner un límite de tiempo.

§  Apagar el juguete cuando no se utilice para evitar que siga recopilando información. 

Es muy importante, antes de realizar la compra, revisar las características técnicas que tienen este tipo de dispositivos. En general, es simple encontrar si hubo algún incidente de seguridad que involucra al modelo que se desea comprar. De todas formas, siempre es necesario seguir los consejos que se mencionan anteriormente y, más aún, si los dispositivos van a estar en manos de los niños”, menciona la especialista del Laboratorio de ESET Latinoamérica.

No obstante, al margen de tener en cuenta los consejos y pasos a seguir para proteger la privacidad de los más pequeños, es importante compartir tiempo de juego en familia durante esta temporada de fin de año que se acerca. Es una oportunidad para crear confianza y complicidad en torno a las pantallas y, una perfecta ocasión para que los padres conozcan a sus hijos y así llegar a establecer normas de uso de las nuevas tecnologías.