Los ciberdelincuentes no descansan: ¿qué medidas de seguridad debes tomar en tus vacaciones?

Luego de un año agitado, llegan las tan ansiadas y merecidas vacaciones. Las reservas de alojamiento, pasajes de autobús o avión, así como la lista de lo que debemos llevar a las vacaciones, suelen ocupar los pensamientos y el tiempo de las personas durante los días previos. Los ciberdelincuentes lo saben, por ello es importante recordar ciertas medidas de prevención para aprovechar los días de descanso sin sobresaltos.

Los smartphones y tablets son indispensables en las vacaciones, sin importar el destino elegido y mucho menos, la modalidad de viaje. Incluso, el tiempo de navegación por Internet y redes sociales se incrementa durante este período: el 90% de las personas se conectan durante sus días de descanso y más del 80% lo hace desde redes públicas WiFi.

A esto se le suma una tendencia de estos tiempos, los pagos móviles son una realidad y su implementación se ha masificado, en la gran mayoría de los casos incentivado por los importantes descuentos que ofrecen las plataformas de pago.

Es importante reconocer que las redes inalámbricas gratuitas han dejado de ser un lujo para convertirse en un servicio estándar en cualquier alojamiento, restaurante o negocio. Sin embargo, cabe destacar que no suelen ser seguras y su tráfico de datos es fácilmente rastreado por los cibercriminales. A esto hay que sumarle la falta de concientización y de maduración por parte de los usuarios de dispositivos móviles, que evitan tomar las medidas de prevención necesarias. Además, hay un 18% de personas que siguen utilizando ordenadores públicos en sus destinos, equipos que tampoco suelen cumplir con los requisitos mínimos de seguridad.

Aunque estemos de vacaciones, es necesario mantenerse atento a la seguridad en línea. A continuación, compartimos algunos consejos para disfrutar de unas vacaciones ciberseguras:

  • No publicar en tiempo real. Se aconseja esperar a regresar de las vacaciones para difundir los buenos momentos, ya que cualquier acontecimiento en tiempo real, “check-in” en lugares remotos o fotos sugestivas, pueden colaborar con el plan de un usuario malintencionado.
  • Hacer las reservas a través de sitios seguros. A la hora de reservar a través de Internet, es necesario chequear que haya un candado verde a la izquierda de la dirección de la página web y que la URL incluya HTTPS. Si llegase a recibir un email con una oferta, dude si el precio es extremadamente barato, y desconfíe si le obliga a pagar en 24 o 48 horas para no perder la oportunidad. A su vez, verifique que el nombre del remitente coincida con el dominio de la dirección de e-mail. Si no es así, detenga la operación.
  • Proteger los dispositivos con contraseñas robustas. Esto implica evitar utilizar contraseñas comunes como “01234”, “password”, nombre, apellido, fecha de nacimiento o el nombre de su pareja u otros miembros de la familia. También se recomienda no emplear los nombres de bandas, canciones o autor favorito, ya que es fácil acceder a esos datos desde los perfiles de redes sociales públicas: por ejemplo, basta con ver las listas de reproducción de Spotify más escuchadas. Optar por crear una contraseña fuerte, única y difícil de adivinar; lo ideal es una combinación de minúsculas, mayúsculas, símbolos y números, y memorizarla. Evitar desbloquear el dispositivo frente a desconocidos que puedan copiar su contraseña y habilitar el segundo factor de autenticación en todas sus cuentas.
  • Evitar usar redes WiFi públicas. En parques, playas, restaurantes, hoteles, centros comerciales, utilizar una conexión WiFi pública puede resultar riesgoso a la hora de iniciar sesión en alguna cuenta o realizar transacciones bancarias a través de Home Banking. La red 4G de nuestro celular es una alternativa más segura si no hay una VPN (Virtual Private Network) a nuestro alcance.
  • Mantener el dispositivo actualizado. Las empresas lanzan actualizaciones de software continuamente por dos razones: primero, para introducir nuevas funcionalidades y cambios, y segundo, para arreglar brechas de seguridad. Mientras que las novedades no son tan importantes, sí es necesario prestar atención a los bugs que están en las aplicaciones que usamos diariamente. Navegadores, sus plug-ins y otras aplicaciones de escritorio están llenas de bugs, los cuales las hacen vulnerables a ataques automatizados.
  • Establecer múltiples capas de seguridad. Es buena idea instalar y activar una app como “Find My Device” para poder rastrear, bloquear y borrar el dispositivo en caso de pérdida o robo. El uso de datos biométricos, como la huella digital o el reconocimiento facial, ya están siendo incorporados a los últimos móviles. Pero si todo lo demás falla, es importante tener un back-up de los documentos y datos más importantes.

Los fraudes cibernéticos sin duda son una realidad, pero evitarlos está en nuestras manos, realizando compras seguras y manteniendo protegida nuestra información. De esta manera podrán disfrutar de las vacaciones relajados y sin peligro de ser blanco fácil de los ciberdelincuentes.

Por Sebastián Stranieri, CEO de VU