La transformación de los centros de datos con la llegada de la red 5G

La red 5G cambiará la forma en que se diseñan los centros de datos y, en algunos casos, transformará el papel que juegan en la red más grande. Según algunas estimaciones, los centros de datos gastarán más de la mitad de su presupuesto operativo para soportar 5G para 2025. La pregunta es, ¿dónde se gastará el dinero y para qué?

5G: promesas y problemas

Desde una perspectiva técnica, 5G tendrá varias características definitorias. Lo más obvio es el uso de la nueva interfaz aérea 5G New Radio (NR) que explotará el nuevo espectro y proporcionará capacidades de latencia en el rango de milisegundos de un solo dígito. El rendimiento mejorado impulsará la implementación de miles de millones de dispositivos conectados basados en el borde y creará la necesidad de redes flexibles centradas en el usuario. Para lidiar con la avalancha de nuevos datos, las redes dependerán en gran medida de arquitecturas virtualizadas como el corte de redes y otras tecnologías basadas en la nube, como la inteligencia artificial y el aprendizaje de tipo máquina.

Para James Young, Director de la División del Centros de Datos Empresariales de CommScope,  el comodín en todo esto son las aplicaciones que 5G habilitará, como son los vehículos autónomos, automatización industrial, reconocimiento facial, comunicaciones de máquina a máquina y una amplia gama de aplicaciones para ciudades inteligentes. El problema es que tienen una variedad de requisitos con respecto a la latencia, la confiabilidad y el volumen/tipo de tráfico de datos generado. A menos que se conozca los parámetros del problema, es difícil especular sobre cómo afectará al centro de datos.

Moviendo el cómputo y el almacenamiento al borde

Las redes centradas en el usuario implican acercar los recursos informáticos y de almacenamiento a los usuarios y dispositivos conectados. La única forma de cumplir con los requisitos ultra confiables y de baja latencia será implementar nodos de borde como redes de malla con un flujo de este a oeste y rutas de datos paralelas.

En algunos casos, estos nodos pueden ser lo suficientemente grandes como para clasificarlos como centros de datos de tipo pod o micro centros de datos, similares a los que utilizan los proveedores de telecomunicaciones y cable. La pregunta más importante es qué efecto tendrá esto en el centro de datos central.

Los centros de datos a escala de la nube, así como las instalaciones empresariales más grandes, pueden verse ligeramente afectados, ya que se están utilizando como procesamiento distribuido y están diseñados para manejar el mayor flujo de datos desde el borde. Se puede producir un poco más de interrupción entre los Centros de Datos Minoristas de Múltiples Inquilinos (MTDC), que tradicionalmente han aumentado en respuesta a la creciente demanda de servicios a escala de la nube.

Los cambios más importantes ocurren entre los proveedores de servicios a medida que definen la relación entre sus centros de datos centrales y las oficinas centrales en evolución, así como los centros de RAN centralizados (CRAN). Aumentar la virtualización de las redes centrales y las redes de acceso por radio para manejar el flujo de datos 5G anticipado y permitir que los proveedores de servicios muevan fácilmente la capacidad de cómputo y almacenamiento será necesario.

Los efectos de la virtualización IA y el aprendizaje automático

“Otro posible disruptor será el uso creciente de la virtualización, la inteligencia artificial (IA) y el aprendizaje automático masivo. Estas tecnologías requerirán una velocidad de servidor acelerada y una mayor capacidad de red para permitir un mayor volumen de servicios periféricos cada vez más sofisticados. La construcción de los modelos de datos requerirá procesar grupos de datos masivos que, en la mayoría de los casos, se adaptan mejor a las capacidades del centro de datos central” agregó Pedro Torres, Director de Ventas Técnicas para Europa y CALA de CommScope Mobility Solutions.

La mayoría de los datos que se utilizarán para desarrollar modelos de IA vendrán desde el borde. Esto sugiere un cambio potencial en la forma en que los centros de datos a mayor escala en la nube admitirán la red. Un escenario implica el uso de la potencia del centro de datos central para ensamblar datos desde el borde para desarrollar los modelos. Aquellos que sean terminados, se expulsarán para entregar servicios localizados de baja latencia. El proceso se repetiría creando un ciclo de retroalimentación que refine el modelo operativo.

En las redes de proveedores de servicios, el aumento de la virtualización puede tener un efecto más directo en el centro de datos central. A medida que las redes inalámbricas y alámbricas se vuelven más virtualizadas y convergentes, el argumento comercial para una infraestructura de capa física única se fortalece. La gran pregunta es el grado de convergencia que ocurrirá entre la red central y la RAN y dónde ocurrirá esto. ¿Oficina central o centro de datos?

Priorizar y equilibrar la carga de datos

El grado de cambio dentro de los diversos entornos del centro de datos dependerá de los requisitos de la aplicación. El tráfico de datos generado por miles de millones de sensores y dispositivos puede producir un flujo constante de datos, mientras que otros se entregarán de manera intermitente o se producirán en ráfagas irregulares de información.

 “¿Cómo se puede optimizar la recopilación y el procesamiento de datos? ¿Cuántos datos deben permanecer locales para el dispositivo de borde o nodo de borde frente a la necesidad de ser procesados en el centro de datos central? Una vez que se responden estas preguntas, los ingenieros de red deben determinar la mejor manera de mover los datos a través de la red. Los diferentes requisitos de latencia y confiabilidad requieren la capacidad de priorizar el tráfico de datos a un nivel muy granular. ¿Qué se puede descargar en internet a través de Wi-Fi local en lugar de tener que enviarlo al Centro de Datos del Proveedor de Servicios en la Nube (CSP)? Y recuerde, las redes de borde deben encajar en un modelo financiero que lo haga rentable”, finalizó James Young.

CommScope  y las recientemente adquiridas ARRIS y Ruckus Networks están redefiniendo el mañana configurando el futuro de las telecomunicaciones cableadas e inalámbricas.  Nuestro equipo global combinado de empleados, innovadores y tecnólogos ha permitido a los clientes en todas las regiones del mundo, anticipar lo que sigue y ampliar los límites de lo que es posible.