HMI: una solución para puentes entre IT y OT

Si de automatización se trata, la Interfaz Humano-Máquina (HMI) es el principal elemento visible que se encarga de gestionar todas aquellas funcionalidades críticas de la maquinaria, como la visualización, el control, la supervisión, los diagnósticos, la monitorización y el registro de datos.

El IIoT hace referencia a la convergencia entre las tecnologías de la Información y las de las Operaciones. Una convergencia que aumenta la profundidad de la información y con la cual se puede obtener sobre un proceso, una máquina o un activo aplicando modelos IT preestablecidos a los datos que produce.

Al realizar la inversión, se integran las últimas tecnologías. Sin embargo, aún se necesita una forma única y simple de visualizar en tiempo real el estado de las instalaciones, para saber qué sucede y cómo actuar.

Es por ello que se debe tener en cuenta específicamente las arquitecturas IT y OT. Y es que las personas que trabajan justo en el punto de convergencia de ambas y su capacidad de tomar decisiones, y realizar acciones efectivas, han de formar parte de la ecuación.

En esta era digital, al hablar de máquinas inteligentes o de una solución IIoT, en realidad no solo hemos de tener en cuenta la convergencia IT/OT, sino también la IT/OT/Humano. De esta manera, situamos al equipo operativo en el centro de la revolución digital y sacamos el máximo partido de los trabajadores utilizando las nuevas herramientas digitales. Además, esta consideración no debería limitarse al área de producción, sino también extenderse a la de Marketing, Técnicos, Recursos Humanos, etc., ya que estas también experimentarán cambios al empoderar su personal.

Instalación HMI

Operadores y responsables necesitan conexión permanente con datos complejos que puedan convertirse en información contextualizada para varios usuarios. Por tal razón, una instalación HMI debe ofrecer:

  • Visualización sencilla: a nivel de diseño, la información que muestra el sistema HMI debe ser extremadamente simple e intuitiva. La solución ha de ofrecer servicios Edge Computing – la computación crítica en tiempo real que complementa a las capacidades de Cloud Computing de la solución IoT – para contextualizar mejor la información.
  • Flexibilidad: el sistema HMI debe ser un componente de automatización altamente conectable, que no solo conecte varios buses de campo y sensores, sino que también integre los servicios y las redes IT. Además, debe ser personalizable y escalable para poder utilizarse como una ventana abierta a cualquier tipo de arquitectura IoT.
  • Fiabilidad: la convergencia IT/OT/Humano debe generar tranquilidad, tanto en lo que respecta a la instalación como a la máquina. El sistema ha de ser resistente, seguro y contar con un amplio soporte. Además, debe ser capaz de ayudar a migrar de una tecnología a otra fácilmente, ya que, habitualmente, mientras vamos integrando soluciones de vanguardia en nuestras instalaciones, seguimos necesitando tecnologías de automatización o mecánicas antiguas y ambas deben ser compatibles.

En fin, los sistemas HMI son soluciones IIoT que empoderan a los operadores humanos. El  objetivo es conectarlos a cualquier área de la máquina o de la línea de producción para simplificar el proceso de toma de decisiones, impulsando sus habilidades de mantenimiento, incrementando su colaboración o  motivándolos aún más en su espacio de trabajo.

Las HMI Harmony de Schneider Electric proporcionan plataformas estables y un diseño de interfaz fiable, a nivel de Productos Conectados dentro de la arquitectura EcoStruxure proporcionando una comunicación segura, conectividad y eficiencia para el software y las aplicaciones en Edge Computing.