El Open Source bajo la lupa

Empresa Multinacional Japonesa. Una de las primeras cosas que me sorprendió de sus oficinas fue el silencio sepulcral con el que se trabajaba. Nadie hablaba. Recuerdo que le comentaba a mi novia y actual esposa lo difícil que era trabajar en ese entorno. Nadie se hablaba, no había charlas de café, nadie comentaba partidos de fútbol, no había gritos telefónicos, ni golpes de impotencia a un escritorio. Tampoco festejos por una exitosa venta. Tenía que hacer un esfuerzo grande para no dormirme. Para colmo estaba solo en el área Web.

Un día logré que se incorpore un diseñador gráfico en parte gracias a mis desastrosos diseños.

Al fin tendría un compañero con quien hablar (además de mejorar la calidad del sitio).”Filo”, el diseñador  se sentó cerca mío y utilizaba una flamante Mac, aquella del plastiquito transparente azul y del mouse de un solo botón. Hermosa. Deslumbrante. Era la primera vez que veía a alguien utilizar algo distinto a una PC en la empresa. Intenté acercarme, hablar, pero fue imposible. Filo parecía reservado. Y un día sucedió, no aguanté, soy nerd ansioso, lo admito. Era una época con poco internet. Sin embargo yo sabía algo de las Mac y fui a iniciar la conversación con el primer mito informático: “Filo, que bueno que trabajás con la Mac, que no se cuelga”. Aún hoy resuena en memoria, la estruendosa risa de Filo ante mi comentario. En 5 minutos logró colgarla para tirar abajo mi prédica. Nos hicimos grandes amigos durante ese proyecto. Pero ahí aprendí a que hay muchos mitos informáticos que siendo jóvenes repetimos como loros y no tienen mucho asidero.

Open Source

Entrando en tema, sería sencillo para mí, abrazar la causa del open source. Es algo que está de moda, que es “cool” y que me hará popular en los ámbitos donde me muevo. Dejemos eso para el mundillo nerd o incluso académico. En lo personal para mi es mucho más divertido analizar, investigar y por qué no generar debate.

Vale aclarar que apoyo el Open Source y el Software Libre (que no son exactamente lo mismo y da para otra nota) y que deseo que esta columna sea vista como lo que es: Un análisis crítico a alto nivel. Es imposible profundizar en pocas líneas, así que dejaremos algunos planteos e ideas sobre los mitos más arraigados que posee el Open Source

Mito 1: El Open Source es más “seguro” que el software propietario

Falso

Todo el tiempo sigo escuchando a adolescentes con acné en sus rostros repitiendo que el Open Source es seguro, lo cual es falso. Cualquier distribución de sistema operativo de código abierto tiene sus actualizaciones de seguridad. Basta ir a la página oficial de cualquiera de ellas y se verán actualizaciones de todo tipo. Lo mismo con las aplicaciones Open Source como por ejemplo el servidor web Apache.

El open source posee la ventaja que todo el mundo puede ver y revisar el código fuente de lo que está instalando, lo que hace que más personas puedan estar atentas para identificar código maligno o troyanos en esas instalaciones. Pero no todo lo que brilla es oro, tener el código fuente le simplifica la vida a cualquier hacker al entender de forma muy sencilla y rápida cómo funcionan internamente algunas cosas críticas del núcleo del sistema operativo o de las aplicaciones open source.

Al día de hoy suelo generar sorpresa cuando indico que hay virus y varios antivirus para Linux.

Conclusión, usted debe contar con las últimas actualizaciones de seguridad y estar al tanto de las recomendaciones de seguridad que hacen los proveedores de software independientemente si utiliza open source o sw propietario. Es decir, lo mismo de siempre.

Mito 2: El Open source “se adapta a tus necesidades”

Verdad a medias en la práctica

La idea en la teoría es genial, yo tengo un producto de código abierto, lo modifico a gusto para mis necesidades particulares. No estoy atado a nada y puedo construir sobre ese producto.
La práctica sin embargo ha mostrado insignificantes ejemplos de esto. Modificar una distribución de Linux es realmente un peligro. Perderá cualquier tipo de soporte, la compatibilidad de aplicaciones no estará garantizada, esto es podría hacer que otras aplicaciones dejen de funcionar súbitamente  o dejen de ejecutarse al momento de modificar la distribución o incluso se  comporten de manera errática o inesperada. Es por eso que ante la posibilidad de modificar el código fuente, muy pocos audaces se atreven a hacerlo.

Pretender que un programador de su empresa modifique el modo de acceso a disco de un Linux para hacerlo más rápido es ser muy crédulo.  Es sólo para unos pocos iluminados y valientes. Ni hablemos de software de terceras partes. No me imagino modificando un navegador para que procese más rápido las imágenes .jpg sino que espero a una próxima versión como cualquier producto de software propietario.

Mito 3: Existe una comunidad altamente participativa que da soporte

Verdad a medias

Lo invito a hacer la prueba, escriba en un foro que su sistema operativo no funciona correctamente y vea si la “comunidad” resuelve sus problemas, y en que tiempos. Pensar que un soporte técnico tradicional, con niveles de escalamiento para software de misión crítica, que obligan a dar una respuesta en una hora puede ser emulado por una comunidad de entusiastas, es no entender cómo funcionan las cosas. Para entornos no críticos ocurre lo mismo que cualquier foro. Lo derivan a otros posts, no existe el mismo problema o dará vueltas entre varios usuarios haciendo las mismas preguntas. No es el tipo de soporte que uno espera de la “comunidad” y realmente no se diferencia en NADA de otras comunidades de Software propietario.

Adicionalmente vale aclarar que en este tiempo florecieron y se discontinuaron varias distribuciones de Linux, lo que puede dejarlo a usted en un serio problema en caso que una distribución deje de soportarse en el futuro. ¿Cómo migro mis aplicaciones de un Corel Linux a un RedHat Enterprise? ¿Funcionará igual?

Mito 4: Migrar al  software de código abierto es sencillo para el usuario final

Falso

Si bien muchos de los usuarios podrían adaptarse perfectamente, padecerá con seguridad un tiempo de adaptación largo para estos usuarios y tomará un riesgo enorme.  De repente tendrá una mesa de ayuda colapsada de llamadas de cosas tan triviales como “no encuentro la barra de herramientas” o “no puedo instalar tal software inexistente en el mundo open source”, o “antes lo hacía más rápido”, etc. Deberá tener en cuenta todas las aplicaciones que hoy se ejecutan en su lugar de trabajo. Y cuando digo aplicaciones, puede ser que usted como área de sistemas no esté al tanto de alguna macro de por ej. Excel que utiliza todo el departamento financiero de su compañía que no puede ser migrada a un software de código abierto. Ni hablemos de los departamentos de Marketing, donde la presentación es lo más importante. Quizás usted pueda crear documentos de software propietario desde herramientas de código abierto pero jamás tendrá la seguridad como será el resultado final. La imagen es un punto importante en todo lugar de trabajo e ir por el código abierto es tomar un verdadero riesgo en estos sectores.

Mito 5: El código abierto siempre es más barato

Falso

Si bien las licencias de software representan un costo importante, no es menor el dato que usted deberá entrenar y capacitar a los usuarios, mesa de ayuda, administradores y programadores en los nuevos productos y sistemas operativos de código abierto que reemplace. Definitivamente no es lo mismo administrar un sistema Windows que una distribución Linux, por más interfaz gráfica que tenga. No es lo mismo apretar 5 veces el botón “Siguiente” que instalar paquetes en Linux. El personal que administre esos equipos requerirá más experiencia y la curva de aprendizaje será más lenta para cualquier nuevo recurso que incorpore en el área.  

Además por experiencia es más que probable que existan sistemas satélites (que consumen lo que hoy en día llamamos “servicios”) que se conectan de una forma acoplada a los sistemas, que es probable que no estén en su radar. Con esto hablo de planillas de hojas de cálculo con macros, base de datos básicas compartidas (como Access o incluso texto plano), conexiones vía ODBC, recursos compartidos, etc.

Mito 6: El código abierto es muy innovador

Falso

Lo más innovador de los últimos años no vino de la mano del código abierto.  Busque algún producto innovador del mundo del código abierto y se dará cuenta lo que menciono. Pero de esto hablaremos en otra oportunidad porque ya me estoy quedando corto de líneas. No quería despedirme sin dejar esta línea abierta.

Conclusiones

Quizás usted sabía y conocía muchas de estas cosas, o quizás le previne ante determinadas situaciones y ese fue mi objetivo. No quiero jugar a la guerra fría con este artículo sino generar conciencia. Apoyo el código abierto desde el primer día y lo seguiré haciendo, pero el objetivo aquí fue otro, simplemente ayudarlo a pensar.