El nuevo panorama de ciberseguridad

Ya es una realidad el nuevo panorama de la ciberseguridad adecuado a la nueva normalidad, con nuevas necesidades y formas de trabajo. Con la situación que atraviesa el mundo ha surgido la preocupación y por ello las empresas deben duplicar esfuerzo para mantener la seguridad de los empleados que cumplen con el teletrabajo.

Debido a la magnitud de la pandemia, muchas empresas han considerado mantener la fuerza laboral con el esquema Home Office. Más allá de equipar y preparar a los empleados para adecuarse al trabajo en casa, se trata de la capacidad para mantener los equipos e información seguros.

Trascendió que el 79% de las compañías suman esfuerzos para garantizar las medidas de ciberseguridad y prevenir amenazas entrantes; tomando en cuenta que con el Teletrabajo han aumentado los ataques cibernéticos. De igual manera, otra de las preocupaciones es que los ataques domésticos van dirigidos en su mayoría a los dispositivos móviles. Por tal razón, las empresas buscan contemplar la protección de equipos de telefonía móvil.

La privacidad del empleado

Garantizar la seguridad de la información de los empleados incluye la participación de otras empresas. En un escenario planteado, los datos de varios empleados son usados con propósitos que pongan en riesgo su integridad moral e incluso que arriesguen sus vidas, compartiendo información sensible con terceros. Anteriormente se mostraba atención a la privacidad de los clientes y a su información confidencial, pero en la actualidad son los trabajadores quienes se han convertido en el blanco de las ciberamenazas, que a su vez pone en peligro a la empresa.

En este sentido, la nueva normalidad es garantizar y extender las prácticas de seguridad y privacidad para poder cubrir a la fuerza laboral y de esa manera poder brindar un trabajo remoto seguro. Schneider Electric desarrolló una solución SRA (Secure Remote Access) para satisfacer las necesidades de conexión remota y el cumplimiento con los más altos estándares internacionales de seguridad cibernética.

Para iniciar, al definir una estrategia de seguridad, se debe evaluar cómo ser menos vulnerables; puesto que resulta vital fortalecer las trincheras y evitar convertirse en un blanco fácil, bloqueando el acceso a personas no autorizadas. No basta con solo conocer la debilidad de los programas y herramientas, es necesario la asesoría de expertos que ofrezcan las recomendaciones pertinentes.

Es primordial, gestionar de manera correcta la situación más críticas y prevenirlas. Tomar conciencia forma parte de la responsabilidad para crear un ambiente de teletrabajo óptimo, seguro y sin amenazas.