Fábrica aumentó productividad un 250% al reemplazar empleados por robots

Changying Precision Technology Company, una fábrica de teléfonos móviles ubicada en la ciudad china de Dongguan, fue una de las primeras compañías en reemplazar por androides a la práctica totalidad de su plantilla: en agosto de 2015 despidió al 90% de los empleados, pasando de 650 a 60 operarios.

Algo más de un año medio después, esta factoría china vuelve a ser noticia debido a los buenos resultados que ha obtenido gracias a la política de promoción tecnológica por la que apostó en 2015. De acuerdo con la compañía, sustituir a los humanos y reemplazarlos por robots ha supuesto un incremento de la producción de un 250%. 

En concreto, desde que se llevó a cabo el cambio de personas por brazos robóticos, las piezas fabricadas han pasado de 8.000 a 21.000. Y no solo esto: la calidad también se ha visto mejorada y el número de defectos por producto ha disminuido del 25% al 5%. 

La fábrica de Changying Precision Technology Company reemplazó por robots los puestos de la cadena de montaje, el transporte interno, los almacenes y la distribución interna de componentes, dejando el número de empleados humanos mínimo para supervisar el correcto funcionamiento de toda la planta. No obstante, en el futuro la empresa espera poder reducir todavía sus recursos humanos y dejarlos en tan solo 20 personas.

El país asiático espera continuar introduciendo androides para optimizar su industria siguiendo los planes de “Made in China 2025”, una iniciativa para aplicar los avances de la robótica en la mejora de la productividad. Este proyecto tiene la finalidad de introducir robots en más de 1.500 fábricas para sustituir a más de 30.000 personas en sus empleos antes de 2025, unas cifras que asustan. No en vano se espera que dentro de 30 años la mitad de los trabajos serán ocupados por máquinas.