La startup colombiana que educa a no nativos digitales a través de WhatsApp

El 2020 puso a pruebas a las empresas en cuanto a su capacidad de adaptación. Nuevos escenarios y cambios abruptos obligaron a las compañías a desplegar nuevas estrategias que movieron viejas estructuras. En este escenario, el factor educativo tiene un rol fundamental en el desarrollo de una mayor flexibilidad en las organizaciones, mientras mayor cultura de aprendizaje exista, más ágil son para responder ante los cambios. hackU, startup colombiana de educación en línea tiene por objetivo justamente contribuir a fortalecer la cultura educativa dentro de las empresas, convirtiendo el aprendizaje en un hábito y no en una obligación.

hackU utiliza la metodología del microlearning para transferir contenidos educativos abiertos a miles de no nativos digitales y profesionales que necesitan actualizar sus conocimientos sin perder de vista su trabajo. La compañía ocupa el servicio de mensajería de WhatsApp para facilitar el acceso de los usuarios a sus módulos de estudios y para generar un canal directo con un coach de aprendizaje.

“Según el investigador Rodolfo Llinás, los usuarios olvidan hasta un 93% de lo que memorizan de manera tradicional. Esto está directamente relacionado con que los usuarios tienen ciclos de aprendizaje muy cortos y disminuyen dependiendo de la edad o el nivel educativo, ya que la concentración es una capacidad desarrollada. Por esto hackU trabaja con micro contenido educativo, enviando cápsulas que duran en promedio 10 minutos, favoreciendo así el aprendizaje continuo”, comenta Santiago Salazar, Director Ejecutivo de hackU.

hackU entendió que el contenido educativo tiene una caducidad cada vez menor, producir contenido para una empresa de educación implica que en pocos meses estará ofreciendo algo desactualizado, por eso la Edtech optó por la utilización de recursos educativos abiertos, que se actualizan a diario y pueden ser de mejor calidad aprovechando fuentes como Harvard Business Review, TED o el WEF, entre miles más. Actualmente, existe más de un trillón de contenido educativo abierto dando vueltas en la web que se duplica cada 18 meses.

Junto con esto, la startup apuesta por contenido dinámico, llamativo y amigable, orientado a transformar el aprendizaje en un hábito. Esta estrategia ha cautivado a clientes de la talla de empresas como Bancolombia, Postobón, Grupo Bolívar, Grupo SURA y Grupo Nutresa, entre otras, sumando más de 10 mil usuarios activos en 8 países y más de 250 mil contenidos enviados hasta la fecha.

“En el mundo de hoy el tiempo es muy valioso. hackU quiere evitar que los profesionales gasten minutos preciados viendo contenidos de baja calidad o caducos, por el contrario con nuestro desarrollo queremos dejar atrás la memorización tradicional y buscamos que nuestros usuarios desarrollen un hábito continuo de aprendizaje de forma simple y satisfactoria y se conviertan en aprendices durante toda la vida (Lifelong learners)”, agregó Salazar.

¿Cómo funciona?

hackU responde a las necesidades educativas de cada cliente -que puede ser cualquier empresa que requiera capacitar a sus colaboradores de manera efectiva- y propone contenido alineado con el propósito de aprendizaje. Este material es enviado directamente a los usuarios a través de WhatsApp. “Entendemos que esto impacta significativamente el éxito del proceso educativo, ya que solo se debe dar un paso para iniciar su experiencia de aprendizaje”, explicó el Director Ejecutivo.

Pero no solo eso, sabiendo que la educación en línea requiere de dos componentes fundamentales, como tener disciplina y ser autodidacta y que no todas las personas han desarrollado estas fortalezas, hackU humaniza la experiencia de aprendizaje a través de un coach que está en constante interacción con los estudiantes para resolver dudas y acompañarlos en el proceso.

Los beneficios del microlearning son muchos. Por ejemplo, facilita el aprendizaje, genera mayor retención de contenidos, cuenta con accesibilidad en múltiples dispositivos, ayuda a ahorrar tiempo en aprendizaje, es dinámico y motivante y, además, permite a los usuarios poder elegir cuándo aprender. “En hackU damos a elegir a los estudiantes los días y la cantidad de contenido que quieren recibir a la semana. Así, hay unos que quieren estudiar 6 días de la semana, otros 3 y algunos que lo dejan abierto a los tiempos que vayan manejando en su agenda”, contó Santiago Salazar.

A través de esta metodología de educación, amigable con las tecnologías actuales, las empresas pueden actualizar los conocimientos de sus colaboradores de manera transversal. Pero no solo eso, hackU va un poco más allá y apuesta a una transformación educativa que genere una cultura real de aprendizaje, donde los profesionales se sientan motivados por adquirir nuevos conocimientos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here