Atención fabricantes: esto es lo que deben saber sobre gestión remota

En la actualidad muchas empresas del sector industrial se preguntan cómo puede mejorar sus operaciones laborando con trabajo remoto, en vista de las circunstancias sanitarias que atraviesa el mundo que han obligado a la población entera a mantenerse en casa resguardados el mayor tiempo posible.

En este sentido, si los empleados no pueden acceder a las instalaciones, cómo podrían las fábricas operar con un sistema de automatización segura?. En la era de la tecnología un trabajo presencial no es imprescindible. Ahora los expertos, gracias a la gestión remota, pueden acceder fácilmente y ajustar los procesos de las fábricas.

Es por ello que, el mantenimiento es primordial para tomar decisiones a partir de los datos recopilados, así como la eficiencia aún cuando los acceso a la empresa esté restringido.

Previo al trabajo remoto, el mantenimiento de máquinas era un proceso complicado, costoso. Se trataba de un trabajo manual y presencial que entre otras cosas significaba poca rentabilidad. Cuando una máquina fallaba, el proceso era el siguiente:

  • Los operadores transmitían el problema a la gestión.
  • Los gestores enviaban un equipo de mantenimiento.
  • Para resolver el problema, se consultaba por correo electrónico o teléfono a los expertos técnicos.
  • Como los OEM o los integradores de sistemas no podían conectarse directamente a la máquina afectada, el problema debía describirse telefónicamente.
  • Si el diagnóstico realizado a nivel local así lo requería, un representante de los OEM debía acudir a las instalaciones para solucionar el problema.
  • Como las agendas de los expertos, que debían viajar de un lugar a otro, eran apretadas, los tiempos de inactividad aumentaban.
  • En algunos casos, si el diagnóstico inicial no era correcto, los técnicos llevaban piezas de recambio erróneas y, por lo tanto, se ocasionaban más demoras.

En estos tiempos, las herramientas digitalizadas facilitan este flujo de trabajo, permitiendo diagnósticos y reparaciones más ágiles. De esa manera, los expertos pueden gestionar de forma más eficiente los problemas de mantenimiento remotamente.

El experto in situ no es necesario

Actualmente, las empresas del sector industrial necesitan realizar una gestión más rápida, mejorar la disponibilidad de las máquinas y llevar a cabo acciones más ágiles y con costos más accesibles, lo cual ha impulsado el desarrollo de estas herramientas.

Durante los últimos tres años, como parte de la iniciativa global de Fábrica Inteligente, Schneider Electric ha trabajado  para modernizar y digitalizar más de 80 fábricas de todo el mundo, con pruebas en su terreno: las herramientas de gestión del mantenimiento remotas, las cuales combinan el acceso remoto ciberseguro con la realidad aumentada.

Diagnóstico remoto y seguro

Gracias a una herramienta de conexión segura, los OEM o los integradores de sistema pueden conectarse a la máquina del usuario final afectada mediante una conexión en la nube cibersegura y diagnosticar el problema de forma remota, comprobando los datos de la máquina, distintos parámetros y la información de registro para posteriormente proponer una solución rápida y precisa.

De igual manera, si el problema identificado es fácil de resolver – como la actualización de un firmware o un ajuste de software -, el OEM o el integrador de sistemas puede llevar a cabo la acción necesaria de forma automática a través de la conexión cloud segura. De ser necesario ejecutar alguna acción in situ, el operador, guiado por el experto remoto o no, puede ejecutarla utilizando una simple Tablet o Smartphone. Así, se carga el dispositivo móvil con imágenes de realidad aumentada del equipo, documentación online actualizada, procedimientos operativos o simples vídeos tutoriales para ayudar al operador a realizar la tarea.

Por otra parte, Bühler, desarrollador de equipos para la producción de alimentos procesados, ha logrado reducir los errores humanos haciendo que sus empleados utilicen una Tablet con realidad aumentada. Así, cuando se actualizan los procedimientos operativos, el cambio llega automáticamente a toda la plantilla  y todos están actualizados con los procedimientos de forma instantánea.

Las herramientas digitales remotas están impulsando la producción en las fábricas y optimizando los recursos humanos. El cambio al trabajo remoto se está acelerando, ya que mejora el rendimiento de la máquina, reduce los costes de mantenimiento y mejora la productividad de los expertos.