Centros de Datos Modulares: alternativa de inteligencia para cooperativas bancarias

Centros de Datos Modulares: alternativa de inteligencia  para cooperativas bancarias

Para hacer frente a los desafíos técnicos y las condiciones agresivas para mejorar y brindar una mayor escalabilidad para sus productos y servicios, las cooperativas bancarias deben buscar las mejores alternativas para establecer y usar centros de datos con las tecnologías más avanzadas disponibles en el mercado.  
 
Con el fin de establecer un centro de datos funcional, es importante dejar claras las metas de crecimiento de la organización, con el fin de asignar un presupuesto adecuado a su centro de datos. Una alternativa para las cooperativas bancarias, localizadas a lo largo del territorio nacional, son los centros de datos modulares que aceleran la capacidad de uso e implementación y mejoran la respuesta de la cooperativa ante la demanda de sus clientes.
 
Estos modelos modulares permiten desarrollar y ofrecer un entorno de centro de datos sin la necesidad de un edificio físico, por ejemplo. Además, bajo este formato se puede mover y operar en cualquier lugar en el territorio nacional o internacional.
 
De acuerdo con Rafael Alarcón, gerente para el segmento ITB, en Schneider Electric Colombia, “para un centro de datos modular, los costos en función de la infraestructura de potencia, enfriamiento, monitoreo y gestión podrían estar entre los $10 mil y los $50 mil dólares, dependiendo de las densidades requeridas. Adicional a estos costos hay que tomar en cuenta la infraestructura de servidores, almacenamiento, comunicaciones y aplicaciones de software que son realmente el núcleo de los servicios que las entidades financieras necesitan desarrollar y que además, implican la mayor inversión”.
 
El tamaño de los centros de datos lo determinan las mismas necesidades de los productos y servicios que la entidad financiera ofrezca para luego definir la infraestructura necesaria para soportarlas. Estos centros de datos son modulares y escalables, por lo cual puede ir creciendo dependiendo los requerimientos técnicos y sobre todo, de la inversión disponible.
 
Según Alarcón, “La instalación rápida -en un mes-  de un centro de datos modula, convierten a esta opción en una solución ideal para enfrentar los retos presentes y futuros de la entidad financiera, versus los meses o años necesarios para instalar un centro de datos convencional. Siempre y cuando se tenga en cuenta que previamente se ha planificado este centro de datos contra un modelo de soporte reactivo y se ha analizado la capacidad de computación modular y de construcción necesarias para operar de forma eficiente en los años siguientes”.
 
Un Centro de Datos Modular puede soportar hasta 80 kW por gabinete de 42U o 48U,  una densidad sin precedentes en el tamaño más pequeño disponible. “También podría contar con un sistema de refrigeración, por lo cual el centro de datos puede instalarse completamente sellado y sin el riesgo de sobrecalentamiento, sin dejar de satisfacer las altas demandas y necesidades computacionales y de almacenamiento para sus servicios que una entidad bancaria exige hoy y seguramente exigirá en el futuro”, concluye Alarcón de Schneider Electric.
 
De esta manera, las cooperativas bancarias pueden mantener un ritmo creciente de afiliaciones a asociados, de expansión del negocio y de consolidación de una oferta valiosa para millones de usuarios a lo largo de todo el territorio en todo el país.

Categories: Analysis, Business

About Author

Write a Comment

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*